¿Quién soy yo para escribir un blog?

Hace varios días publicaba la primera entrada del blog con la intención de actualizarlo regularmente. La intención sigue ahí y no se me ha olvidado pero cada vez que me decido a escribir sobre algo pienso que no es suficientemente bueno, suficientemente interesante o suficientemente útil… pero ¿para quién? He decidido dejar de comerme la cabeza y escribir esto solamente para mí, porque siempre habrá a alguien que le pueda parecer regulero o malo, pero también puede resultarle útil a otros tantos.

Esta semana he estado haciendo un calendario de tareas en C# donde tenía que marcar tanto las semanas del año como el número de semanas que hay dentro de un mes. Así dicho parece fácil, hasta que me di cuenta que hay varias formas de empezar a contar las semanas con resultados diferentes. Un post en el que se explique todo eso conceptualmente y con ejemplos de código a mi gata le resultaría muy aburrido, pero a mí me hubiera venido divinamente y habría sacrificado un menor número de neuronas por el camino. Ese es el tipo de cosas random que podrán caer por aquí.

(Por cierto, estos artículos de años de 52 semanas y años de 53 semanas fueron bastante reveladores, entre otros)

En otro orden de las cosas, me he propuesto ponerme en serio con el desarrollo de aplicaciones móviles, empezando con Android y ya si eso me meteré con iOS. Así que seguramente también compartiré progresos sobre esto en cuanto vayan un poco más allá del “Hola Mundo”.

También puedo escribir sobre cómo ser una mamá autónoma y no morir en el intento, pero esa nueva dimensión del caos la descubriré en unas (pocas) semanas…

Volver arriba